Educación en Positivo

Bruna recibe un premio

En el castigo no hay aprendizaje; sólo sustitución del comportamiento

 

Educación Canina

En Animalots  practicamos y enseñamos la educación canina en positivo, más que una técnica, una forma de convivencia basada en el aprendizaje natural, que elimina totalmente cualquier tipo de castigo, físico, psíquico o verbal, premiando los comportamientos deseados e ignorando los indeseados.

Pero no te equivoques. No adiestraremos a tu perro. Te enseñaremos a educarle, partiendo de una condición indispensable: el respeto.

Una vez educado, te ofrecemos cursos especializados de entrenamiento con clícker, búsqueda, detección de objetos y substancias…

Educación, Adiestramiento, Entrenamiento

No nos gusta hablar de adiestramiento. Esta palabra está tristemente unida a técnicas tradicionales basadas en la teoría de la dominancia, en la imposición y en el castigo físico y psíquico. Entrenamiento nos parece más adecuado y se corresponde con el concepto inglés dog training.

No usamos collares de ahogo, semi-ahogo, pinchos, impulsos eléctricos o similares.

Educación es la invitación al aprendizaje

Impartimos cursos, seminarios, conferencias  y talleres de educación y socialización canina en los que te ayudamos a comprender a tu perro y a educarle mediante  el juego.

El perro que es educado mediante refuerzo positivo se convierte en un  aprendiz seguro y activo dispuesto a aprender cosas nuevas. El perro adiestrado con castigo es un animal inseguro y temeroso que puede adquirir comportamientos no deseados.

A través de la educación en positivo, desarrollamos super-aprendices y creamos un vínculo muy fuerte con nuestro perro, basado en la  confianza y el respeto.

Aprendizaje y castigo nunca deben ir juntos

 

Educación Felina

De momento, no tenemos cursos para gatos.

La convivencia con gatos no suele estar ligada a problemas de conducta; pero en algunas ocasiones no es así. El gato es muy sensible a su entorno y cualquier cambio, a veces imperceptible para nosotros (un objeto, un olor, un ruido, la llegada de un bebé, otro gato, un perro… ) , puede ser la consecuencia de comportamientos indeseados.

Te hacemos una visita, reconocemos su entorno, observamos el problema y le buscamos solución, persiguiendo siempre el bienestar del animal y ocasionarle las menores molestias posibles.

Consulta nuestra Oferta Educativa.

Si te gusta, compártelo en tus redes sociales: