El Perro Salvaje del Amazonas

El raro perro salvaje del Amazonas, (Atelocynus microtis), capturado en vídeo en la selva de Perú.

Un perro o zorro de oreja corta (Atelocynus microtis) confundiéndose con el sotobosque de la selva tropical del Amazonas.

El atelocino o perro de oreja corta del Amazonas

A finales de mayo de 2014, el biólogo Lary Reeves, colaborador de la investigadora y veterinaria ecologista  Renata Leite Pitman, colocó una cámara frente al cadáver en descomposición de un pecarí de labios blancos, esperando poder capturar en imágenes un festín de buitres. Al visionar el resultado se encontró con la enorme sorpresa de la visita de uno de los animales más esquivos y menos vistos del Planeta:

el Atelocino 

también

nomensarixiuálaca, perro o zorro de oreja corta del Amazonas o short-eared dog

Puedes ver el vídeo aquí

 

1. Morfología
2. Conducta
3. Dieta
4. Distribución
5Renata Leite Pitman
6Conservación
7¿Qué puedes hacer tú?

7.1. Como consumidor
7.2. Como ciberactivista

8Cautividad e investigación científica

 

Puedes verle también en este corto documento, de Wink Gross en octubre de 2006:

y en este, más extenso, tomado y comentado por Paul Rosolie en febrero de 2013:

 

Aunque el nombre en español del atelocino aparece en algunas publicaciones como zorro de oreja corta, he preferido llamarle perro de oreja corta más acorde con la ciencia, ya que el género Atelocynus pertenece a la tribu Canini y no a la Vulpini que engloba a los zorros. Es, por tanto taxonómicamente, un perro.

Este pequeño cánido del tamaño de un zorro es un endemismo de los bosques menos explorados de la selva amazónica y es tan raro que:

  • hasta el año 2000 no fue objeto de estudio serio sobre el terreno.
  • muchos de los más expertos biólogos e investigadores de campo del Amazonas no lo han visto nunca.
  • el número de ejemplares existentes en los zoológicos de todo el mundo es cero.

 

 

Morfología


De pelo corto, grueso y erizado, mide de 70 a 100 cm de largo de y 30 cm de cola. Su morro es parecido al del zorro y sus orejas redondeadas y pequeñas pueden medir entre 3 y 5 cm. Tiene patas cortas y ágiles parcialmente palmeadas debido a que su hábitat es en parte acuático. Su color varía entre gris oscuro y rojizo, aunque también puede ser casi azul marino, marrón café, castaño o negro,  una amplia gama que le permite mimetizarse fácilmente con los tonos umbríos del sotobosque amazónico, dificultando enorme y afortunadamente su captura.

 

Conducta


Este perro silvestre presenta algunas conductas atípicas en la mayoría de cánidos. Esquivo al hombre, se mueve con una ligereza más propia de un felino que de un cánido.

Una hembra en celo puede seguir a un macho durante una hora mientras éste le señala el camino rociando el terreno con el almizcle segregado por sus glándulas anales. Además, no se estructuran en manadas sino que prefieren llevar una vida solitaria.

Como verdaderos ocupas, se sirven de las madrigueras del armadillo gigante y las comparten por turnos con otros solitarios atelocinos, ocupándolas por un día y llegando a permanecer en el interior hasta dos horas, para protegerse de sus predadores, principalmente, del  jaguar o el puma.

 

 

Dieta


Su dieta es muy variada. Se alimenta de peces (28%), insectos (17%), pequeños mamíferos (13%), frutos (10%), aves (10%), cangrejos (10%) y, en menores cantidades, de batracios y reptiles. Pese a haber estado considerado históricamente como carnívoro, recientes investigaciones demuestran que su ingesta de frutos es superior a lo que tradicionalmente se creía y que también es carroñero, por lo que se puede asegurar que es un animal omnívoro.

 

 

Distribución


El perro de oreja corta ha sido avistado en áreas dispersas de la Amazonia: Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Brasil. Su presencia en Venezuela fue sugerida por Hershkovitz en1961, pero nunca se confirmó. Habita en diversas partes de la Selva Amazónica, prefiriendo zonas con poca presencia humana. Varios estudios han sugerido la presencia de la especie en toda la región de los bosques de las tierras bajas del Amazonas, ocupando ecosistemas tan diversos como la pluvisilva, el  bosque de várzea o el bosque nuboso, así como el bosque andino de piedemonte en Ecuador y Perú hasta los 2000 metros.

 

 

Renata Leite Pitman


En el año 2000, un equipo de investigadores dirigido por Renata Leite Pitman empezó a estudiar esta especie en su propio hábitat natural, comprobando que su distribución en la cuenca del Amazonas es más irregular y restringida de lo que previamente se creía. Llevaron a cabo el seguimiento por radio de cuatro perros en Los Amigos, Perú: Lacy, de seis meses (seguida durante dos meses) su madre Mammay  (durante un año) Dominga y Pan. Puedes ver el póster resumen de esta experiencia.

“Son raros y difíciles de ver” dice Leite Pitman, investigadora de la Universidad de Duke y corresponsal de National Geographic. Debido a su carácter solitario y huidizo, se sabe muy poco acerca de su conducta, población y distribución. Tras 14 años de trabajo de campo, el equipo de Leite Pitman ha podido comprobar que, pese a evitar el trato con humanos y reconocer su presencia tras las cámaras trampa colocadas en la selva, una vez capturados para su seguimiento por radio control, se han mostrado dóciles, habiendo podido incluso pasear durante una hora con una hembra en celo sujeta a una correa, tras la pista de un macho.

 

 

Conservación


El atelocino  aparece en la Lista Roja de la IUCN como especie casi amenazada, siendo sus principales amenazas

  • reducción de su hábitat natural por la deforestación de grandes áreas de selva para la obtención de madera.
  • reconversión de estas áreas en tierras de cultivo destinadas principalmente a la producción de soja.
  • disminución de la población de sus presas por el mismo motivo.
  • enfermedades, como el parvovirus, el moquillo y la rabia, introducidas por la acción del hombre a través del asilvestramiento de perros domésticos.

 

 

¿Qué puedes hacer tú por el atelocino?


Mucho más de lo que crees, pero antes, debes saber que:

  • La deforestación de la Amazonia está íntimamente vinculado al cultivo de soja y al consumo de sus derivados.
  • En los últimos tres años se han destruido 70.000 km2 de selva amazónica, el equivalente a 6 campos de fútbol por minuto. Gran parte de esta destrucción se debe a la expansión de los cultivos de soja(fuente: Greenpeace)
  • La soja cultivada en la Amazonia proviene de la poderosas multinacional Monsanto, que produce semillas modificadas genéticamente, diseñadas para resistir al potente herbicida creado por ella misma: el glifosato. El glifosato es el principio activo del Roundup (nombre comercial del herbicida producido por Monsanto, por cuya publicidad engañosa fue multada en 2007). Este herbicida mata, no sólo plantas sino a todo ser vivo: abejas, mariposas, libélulas y demás polinizadores, aves, reptiles y mamíferos, arrasando además las cosechas de pequeños agricultores indígenas que se ven obligados a comprar las semillas transgénicas a Monsanto. Las variedades autóctonas desaparecen así ante la imposición de este moderno feudalismo agrario.
  • Dos trabajos realizados por el CNRS (el CSIC francés) en 2004 y 2005, demostraron que el compuesto activo del herbicida Roundup estaba relacionado con el cáncer humano causando desregulaciones en el ciclo celular.(fuente: Wikipedia)
  • En Europa, los alimentos transgénicos, principal actividad actual de Monsanto, encuentran una fuerte oposición por parte de  la población y los agricultores, que no consideran probada su seguridad para la salud humana. Debido a esto, Monsanto anunció en 2013 su retirada del mercado europeo salvo de tres países: España, Portugal y República Checa(fuente: Wikipedia)
  • En cambió, muchos de los alimentos elaborados que encontramos en los supermercados incluyen entre sus ingredientes soja transgénica o alguno de sus derivados, como aceite o lecitina provenientes de cultivos en tierras arrebatadas a la selva amazónica.
    Evita las marcas incluídas en la Guía Roja. Verás que muchas de las que compras habitualmente están en la Guía Verde(Encontrarás la Guía al final del documento)
  • El cultivo de alimentos transgénicos es prácticamente inexistente en la Unión Europea con la única excepción de España y Rumania(fuente: Wikipedia)
  • El único cultivo con semillas transgénicas autorizado en España es el maiz MON810, de Monsanto. (fuente: Greenpeace)
  • ¿Quieres más?

 

 Ahora sí. ¿Qué puedes hacer tú por el atelocino?

Ayudar a conservar su hábitat natural intacto.

¿Cómo?

 

 

Como consumidor


  • Escoge bien la madera de tus muebles. Busca siempre productos con certificación forestal sostenible FSC o de madera reciclada.
  • Evita el consumo de papel virgen. Usa papel reciclado.
  • Pon en tu casa y en tu lugar de trabajo una papelera o una caja para tirar sólo papel y cartón.
    Utilízala y deposita siempre el papel y el cartón usados en los contenedores azules.
    Créate el hábito: separa para reciclar.
  • Acostúmbrate a leer los ingredientes de todo lo que compras. Te ayudará a escoger bien y sabrás qué comes.
  • Asegúrate de que lo que comes no contiene ingredientes modificados genéticamente (OMG, OGM o GMO).
  • Rechaza la soja y sus derivados salvo que estés seguro de que no es transgénica ni ha sido cultivada en tierras robadas a la selva.
    La soja cultivada en España es una buena opción, ya que no es transgénica, según Greenpeace.
  • Consume siempre que puedas productos locales. Si vas a consumir productos provenientes de Sudamérica, África o Asia, búscalos de comercio justo.
  • ¿Quieres más?

 

 

 Como ciberactivista

 


  • Infórmate bien del problema de la deforestación de la selva amazónica.
    Firma. Súmate a las campañas de recogida de firmas impulsadas por ONG de prestigio destinadas a frenar la deforestación del Amazonas. Te ofrecemos dos opciones:
  • Encuentra. Hay muchas más en la red.
    En todos los países afectados, hay organizaciones no gubernamentales que luchan para salvar su ecosistema.
    Internet te da la posibilidad de darles una mano.
  • Difunde. Comparte estas campañas en tus redes sociales y anima a tus contactos a sumarse a ellas.
  • Asóciate. La crisis económica ha golpeado fuerte a las ONG. Las bajas de miles de sus socios han reducido considerablemente sus ingresos anuales. Unos fondos que necesitan para impulsar sus campañas y hacer frente a las millonarias multas y fianzas que les imponen los gobiernos para castigar sus acciones de protesta. Si puedes permitírtelo, hazte socio de o contribuye económicamente con alguna de las ONG que trabajan para la frenar la deforestación de los bosques primarios:
    • Greenpeace
    • Salva la Selva
    • Hay muchas más. Si quieres que añadamos alguna a esta lista, déjanos su enlace en un comentario al final de esta página.

 

 

Cautividad e investigación científica


Muy pocos atelocinos han padecido cautiverio. El primero estuvo recluido y expuesto en 1882 en el Jardín Zoológico de Londres. Más tarde, pudo ser visto en los zoos de Viena, Colonia, Nueva York y Chicago, pero nunca se ha reproducido en cautividad. En la actualidad no hay ningún perro de oreja corta cautivo en ningún zoológico del mundo. Esperemos que por mucho tiempo.

La vida salvaje tiene pleno sentido en sí misma y no como mero instrumento para la satisfacción de la curiosidad humana. Hoy disponemos de la tecnología suficiente para estudiar el comportamiento de los animales salvajes sobre el terreno, con métodos poco invasivos y sin necesidad de privarles de su libertad, algo que les pertenece por derecho por mucho que nos empeñemos en gestionar. Investigadores como  Leite Pitman demuestran que la investigación científica no está reñida con el respeto a los seres vivos como individuos y no sólo como especie.

Los animales no están en la Tierra para la contemplación del hombre, sino para vivir su vida en libertad